Cómo leer la bola de cristal

Antes de hablar de la adivinación por medio de la bola de cristal (cristalomancia), habría que citar los espejos como precursores y las aguas como antecesoras de los dos.

 Cómo leer la bola de cristal



Las primeras referencias nos llevan a Egipto, donde los sacerdotes consultaban la bola a diario. Pitágoras, Arístoteles, Alejandro Magno, y Apuleyo se dejaron tentar por su magia y hubo quien por eso fue condenado a la hoguera acusado de brujería. Filósofos, astrólogos y alquimistas usaban la bola para favorecer la concentración.

Lo primero que tenemos que tener como suponemos todos es una bola de cristal de una medida estandar (se pueden conseguir en las boutiques o librerías esotéricas), de una peana o soporte sobre la que descansará esta y junto a todo ello un paño de tela negra en las que se bordan con hilo de oro los cuatro nombres sagrados Adonai (tierra), Shaddai (Aire), Elohim (Agua) y Jehová (Fuego), a esta tela se le llama lamen sagrado o paño protector, conviene saber también que la bola de cristal es una cosa nuestra por lo que nadie después de las cuatro fases que comentaré debería tocarla.

Leyendo la bola de cristal

Una vez que empecemos a visualizar en la bola de cristal, veremos en esta dibujos / imágenes que deberemos interpretar como por ejemplo ver una casa que augura posibles cambios en el domicilio, o incluso el desplazamiento a una nueva vivienda en un tiempo no muy lejano.

Material
La bola ha de ser pura, sin imperfecciones, de al menos 7 cm de diametro, y de cuarzo (si no, de vidrio). Se necesita un soporte de madera o de metal y una pieza de seda negra de 30×30 cm (Lamen), en el que se bordan con hilo de oro los cuatro nombres sagrados: Adonai (tierra), Shaddai (Aire), Elohim (Agua) y Jehová (Fuego).

Fiabilidad

Poca aunque lo que si tiene es que favorece mucho a clarificar la concentración.

Predicciones
Amor, Dinero, relaciones trabajo, su dificultad es muy alta

Requisitos
Alta concentración. La bola no debe de ser mostrada a curiosos y solo puede ser usada por su propietaria / o.

Dejar un comentario