Mandalas para niños como aprendizaje y medio de expresión

Etiquetas: .

Introduciendo los mandalas como instrumento educativo para los niños para fomentar y desarrollar la creatividad mediante el dibujo y la pintura tiene un triple objetivo:

mandalas ninos Mandalas para niños como aprendizaje y medio de expresión



Ámbito cognoscitivo: desarrollar la fluidez, flexibilidad y originalidad en las ideas del niño.

Ámbito afectivo y social: desarrollar actitudes creativas frente a distintas situaciones que se le presenten.

Ámbito psicomotor: Favorecer que el niño se exprese de forma creativa con el uso de distintas técnicas plásticas.

Teniendo en cuenta lo anterior, los mandalas ayudarán a la formación de la inteligencia, del razonamiento, del control y dominio del cuerpo; todo ello desde un primsa de predimonio del pensamiento creativo.

Mandalas infantiles como estímulo al aprendizaje.

Se ha demostrado que cualquier niño es capaz de alcanzar un rendimiento notable si se le confronta con los estímulos necesarios. Los mandalas suponen un estímulo motivador para cualquier aprendizaje en la educación primaria.

Mandalas infantiles como medio de expresión

A través del dibujo, del color, el niño se expresa. Expresa su mundo interior, pensamientos, ideas, estados de ánimo y relaciones con el mundo de un modo cada vez más complejo, desde los primeros garabatos a las creaciones artísticas más abstractas y elaboradas desarrollando con ello su psicomotricidad.
Mandalas infantiles como medio de comunicación.
El niño utiliza los recursos de la expresión plástica para desarrollar procesos de comunicación. A través de formas y colores utilizados con una u otra intención, el niño busca comunicarse con los demás, comunicar su interpretación de la realidad, proyectar sus impresiones y de la realidad del mundo interno que necesita compartir con los demás.

Mandalas infantiles como medio de producción.

Desde los garabatos, los remolinos o esferas, a las producciones de mandalas mas elaboradas, el niño va evolucionando su creatividad productiva y su habilidad psicomotriz. Es un análisis de producción gráfica. Los ángulos sustituyen a curvas, la continuidad a la discontinuidad, comenzando por el uso de figuras esféricas para pasar después a trazos rectos.

Mandalas infantiles como técnica de relajación.

Ante un problema, un adulto puede verbalizarlo. Un niño se relajará utilizando un tipo de expresión no verbal, ya que no sabe expresar con palabras sus sentimientos. En niños introvertidos y con tendencia al aislamiento, la actividad creativa de los mandalas es muy útil.
Tradicionalmente, la educación analítica, todo tiene una relación de causa a efecto, los procesos siguen una lógica definida. Con ello se trabaja casi en exclusiva el hemisferio cerebral izquierdo, que procesa la información verbal, codifica, y decodifica el habla. Se ha dado muy poca importancia al hemisferio cerebral derecho, que se dedica a la síntesis y combina las partes para formar un todo. La expresión en este hemisferio no es verbal, sino por imágenes. Trabajar la educación artística  de forma sistemática es abrir al niño a un mmundo en el que la fantasía y la percepción multisensorial serán para él nuevas posibilidades de enriquecimiento y de expresión.

Mandalas como medio se superación de situaciones emocionales negativas – fobias, ansiedad, temores nocturnos, experiencias traumáticas


Mientras se pinta, en el subconsciente desaparecen los problemas, porque nos encontramos en un estado de total relajación y concentración. Las respuestas de reacción a estados emocionales negativos van desapareciendo y poco a poco se transforman. Para el niño pintar o crear mandalas puede ser un medio de autoterapia, por lo que se considera que los mandalas son un instrumento educativo de gran valor psicopedagógico.

Los niños al trabajar con mandalas desarrollan un nivel concreto de concentración y atención, responsabilidad en sus labores escolares, respeto por el trabajo de los demás, amplitud de su capacidad perceptiva, desarrollo de sus habilidades y destrezas cerebrales, etc.

Cómo introducir al niño a la creación de mandalas.

  • Se le presenta un conjunto de mandalas agrupados por categorías y él elegira libremente el dibujo que más le atraiga en ese momento.
  • Se realiza la actividad en un sitio tranquilo donde el niño esté cómodo y no sea molestado.
  • Tiene que tener a su disposición una amplia gama de colores y de utensilios. El niño escoge los colores en función de su estado de ánimo, la intensidad del color, los diferentes manteriales para  colorear – acuarela, tintas, rotuladores, lápices de colores, etc.
  • Puede transformar el dibujo a su gusto y añadir todos los elementos que desee. Dejemos volar su creatividas!!!

 

 

Dejar un comentario