La simbología esotérica de la Mano


      
1 agosto 2009. Categoría: Símbolos Etiquetas: .

Todo en el cuerpo humano es importantísimo. Todo tiene un objeto. Todo contribuye a mantener la vida dentro de él. Por separado y en conjunto, todos los órganos del cuerpo humano funcionan dentro de una armonía maravillosa. La inteligencia oculta que preside todas estas distintas actividades es de origen divino.

simbolo mano 150x150 La simbología esotérica de la Mano

La Mano


La simbología esotérica de la Mano

En la mano izquierda está lo hereditario, lo ancestral, la voz del corazón, los anhelos, las esperanzas y las ilusiones.
Y en la mano derecha está la voz del cerebro, la que realiza. Y en la raíz del pulgar está el signo de la voluntad razonada, voluntad cuya magnitud se mide por la extensión y grueso de esa raíz. La lógica tiene también su sede simbólica en el pulgar.
En los pulgares está sintetizada la acción que desplegará el hombre, ya sea que se incline por los dictados del corazón, ya por los dictados del cerebro. Del examen de los pulgares se puede decir a simple vista si la persona tiene más lógica que voluntad, si es nula su voluntad, si tiene voluntad sin lógica, o si hay equilibrio entre la lógica y la voluntad.

En las manos, pues, están la afirmación o la negación, lo que pueden hacer o no, si serán constructivas y edificantes, o destructoras y negativas.

Si el cerebro es el vehículo de la Mente, las manos son el vehículo del Ego. Porque son ellas quienes realizan los dictados del Espíritu, ya sea para el bien o para el mal. En las manos está toda una escala de diversas actividades.

  • Manos que tocan: las que pulsan y tañen los instrumentos musicales, arrancándoles dulces y sentidas melodías.
  • Manos que pintan: las de los pintores que pasan al lienzo lo que sus ojos ven, pero embelleciéndolo, idealizándolo, sublimándolo. La belleza escondida que está en las cosas, son ellos quienes la descubren.
  • Manos que esculpen: las de los escultores que conocen el secreto de la proporción y la simetría. Los que dan a la forma la gracia que la anima y embellece. Como la escultura reproduce casi de preferencia la figura del cuerpo humano, el escultor canta en el mármol la gracia alada del cuerpo, especialmente el de la mujer.
  • Manos que escriben: las de los escritores, los artífices de la idea y del pensamiento, los que petrifican en el papel la sonoridad del lenguaje, pero que por la magia de la escritura, al leerlo en voz alta, recupera toda su elocuente grandeza. Las ideas escritas son como tesoros enterrados, siempre valen. Mientras permanecen escritas sin ser leídas, están “muertas”, no suenan, pero tan pronto son pronunciadas, entonces se yerguen y vibran para conmover intensamente a quien las escucha.
  • Manos que imploran: las de los místicos, las de los religiosos, también son un bello símbolo de humildad y reconocimiento de lo humano hacia la divino.

 

En este pantaclo aparece una mano haciendo el Signo del Esoterismo que consiste en levantar tres dedos y doblar dos.

El pulgar, el índice y el medio, hacia arriba y el anular y el meñique hacia abajo. Este es el símbolo potestativo de la mano para bendecir. En la Iglesia Católica sólo el Papa tiene el derecho de hacerlo. Los sacerdotes también bendicen, pero en otra forma.
Impuesta así la mano sobre la multitud de fieles, es derramar sobre ellos un cúmulo de efluvios o energía que los satura.
Impuesta sobre la cabeza del hijo y acompañada de unas sentidas palabras, por ejemplo: En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, yo te bendigo hijo mío, para que seas siempre feliz y se aleje de ti do mal; es de magníficos resultados porque todo el amor protector del padre se vuelca sobre el hijo.
Impuesta en el aire y trazando en él la Estrella de los Magos (el Pentagrama), aleja a las entidades perversas.
Así es la luz, bendición y amor. Y el Nombre Santo de Dios, IOD-HE-VAÜ-HE, se ilumina e irradia su Gracia.
Pero la mano produce también sombra y en ella se marca la silueta del Macho Cabrío, del Demonio que siempre está agazapado y listo para adueñarse del alma. En los templos se esconde debajo de las pilas bautismales. En la sombra el Santo Nombre se invierte, se niega.

El rombo que se ve blanco y negro es la trinidad de luz o de sombra, de amor o de odio, de bien o de mal, que las manos pueden provocar según el uso que de ellas se haga.
Y el círculo dividido en dos colores, blanco y negro, es el Yang y Ying de los chinos, un símbolo muy antiguo. El Yang es el principio positivo masculino. Es la esencia de la luz solar y del fuego. Por lo tanto, es la energía creadora, constructiva que se expresa por las manos. Y el Ying, es el principio negativo femenino. Es la esencia de la sombra y del agua. Es la energía destructora que mata, divide y daña, también expresada por las manos.

Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

  1. SERDNA dice:

    Se dice que cuando se da un discurso enfrente de las personas, se pueden utilizar ciertos signos que realiza el orador con sus dedos y manos para decirlo asi “hipnotizar” a la audiencia… ¿es cierto?

Dejar un comentario